14-02-2Dirección General de Comunicación Social 
México, D. F., 02 de Febrero del 2009

 

AICM INCREMENTA SEGURIDAD EN OPERACIONES AÉREAS, CON EL CONTROL Y DESALOJO DE AVIFAUNA SILVESTRE

  • En 2008 fueron ahuyentadas 46, 632 aves, principalmente garzas migratorias
  • Águilas y halcones entrenados alejan a las aves que pudieran representar peligro para las operaciones aéreas

Con el fin de brindar mayor seguridad en las operaciones aéreas y reducir los riesgos de incidentes de aviones por contacto con aves, el Aeropuerto Internacional Benito Juárez Ciudad de México (AICM) aplica de manera permanente el Plan de Manejo para el Control y Mitigación del Riesgo Aviario, mediante el método de cetrería, que incluye el uso de 10 aves rapaces para ahuyentar a la fauna silvestre local y migratoria. Hasta ahora no se han registrado incidentes de aeronaves por el choque o introducción de algún pájaro.

La Dirección de Fauna Silvestre de la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales, autorizó al AICM la aplicación de dicho Plan por un periodo de cinco años (2007-2012) y consiste en técnicas y procedimientos para reducir la presencia de aves en la zona operativa del aeropuerto, los cuales se apegan a las normas de protección ambiental. Es por ello que no utiliza venenos, armas de fuego, ni trampeos masivos para presas.

Así, las técnicas que se emplean en el AICM son, además de la cetrería, trampas con presas en cautiverio, colocación de siluetas de halcón y redes ornitológicas para atrapar aves menores así como detonaciones de pirotecnia y 120 contenedores de cebo para el control de los roedores, que son el principal alimento de las aves.

Sin embargo, la cetrería es la que ha dado mejores resultados, ya que durante 2008 fueron ahuyentados 46, 632 organismos de fauna silvestre, particularmente garzas migratorias, zanates, palomas y gorriones, entre otros.

El trabajo lo lleva a cabo una empresa contratada por el aeropuerto, la cual cuenta con 10 aves rapaces (siete aguilillas de Harris, dos halcones peregrinos y un azor europeo) para desalojar de la zona del aeropuerto a los organismos que representen riesgos para las operaciones de aterrizaje y despegue de aeronaves.

Cabe destacar que las 10 aves están adiestradas para realizar sus vuelos de ataque y regresar inmediatamente a la mano de su entrenador, en donde encontrarán alimento como recompensa a su trabajo. Son aves diurnas que trabajan todos los días del año, solamente en el área de pistas y zona perimetral del aeropuerto; su jornada de trabajo inicia a las seis de la mañana y concluye a las nueve de la noche.

Durante el invierno ahuyentan a las aves migratorias (principalmente garzas) y el resto del año deben evitar la presencia de especies locales que habitan en la zona del ex¬ lago de Texcoco y el parque ecológico Alameda Oriente.

Adicionalmente un grupo de expertos, integrado por biólogos, médicos veterinarios y técnicos ambientalistas, recorre en vehículos la zona de pistas y perímetro del aeropuerto durante la mañana y tarde y, con la ayuda de las aves entrenadas, desaloja a los pájaros intrusos.

También se cuenta con dos perros de acoso (un coli de frontera y un labrador), que trabajan al anochecer, cuando ya no pueden hacerlo las aves de presa, y su función es ahuyentar a las aves que se encuentran en cuerpos de agua o se han quedado en alguna parte del aeropuerto.